El Zoco. Parte 2.

El grupo siguiendo sus últimas pistas acude al local. Es una vieja tienda de curtidores. En ella dos jovenes aprendices se emplean a fondo mientras su gordo y calvo capataz reflexiona sobre la vida. Los jugadores le interrogan, es un hueso duro de roer e incluso deciden intimidarle para mayor veracidad en sus respuestas. Les habla de Ilmer y de su primer y gran sonado golpe. Parten contentos con una nueva pista en el horizonte e incluso con algun bonito chaleco de cuero puesto.

La calle esta repleta de gente. La mayoria adinerados. Veis una fuerte presencia de dracones en esta zona. Si hubiese un aroma que se respirase aquí, sería el de la riqueza y el buen gusto. Escaparates repletos, algunos de ellos con pedruscos brillantes enormes, todo tipo de joyas con carteles como “Mágico” o “Antiguedad elfica”. Es sorprendente como en una ciudad como Punjar puede existir tanta riqueza en una sola calle y sin un solo ladrón por lo menos aparentemente…

A la entrada de una de las calles más ricas de la vieja Punjar, el camino del joyero, encuentran un control de la guardia. Es una zona realmente vigilada. Dracones a la entrada y a la salida incluso alguna patrulla en el interior hacen de esta zona una de las más seguras de Punjar.
Lady Ravnos hace acto de presencia, sin duda los héroes la han causado una impresión, el fúturo decidira si buena o mala, pues Eleana se acuerda perfectamente de ellos y de su anterior encontronazo con alguno en particular.

Tras una pequeña búsqueda encuentran la tienda que buscaban, Preciosidades Dale. Tiene el escaparate prácticamente vacío, tan solo un par de pequeños anillos hacen acto de presencia. Se paran enfrente ,solo pasan dos segundos cuando ya tienen encima al pequeño dueño. Dale, un extraño gnomo.

Les comenta que sufre continuos robos, siempre nocturnos y que su más preciada posesión, un extraño cuadro con un paraje selvático es su única ayuda. Dale a cambio que los valientes pongan fin a sus problemas estaría dispuesto a testificar contra Ilmer/Dramas ante el consejo de mercaderes pues se acuerda perfectamente de el. Optan por la vía pacifica y deciden ayudarle. Enseguida el grupo sospecha que los robos vienen desde una posición dentro del local pues no hay nunca restos de robo ni cerraduras abiertas y se preparan para pasar una noche.

Anochece hay tumulto fuera, pero en el interior de la tienda silencio total. Saben que viene de dentro pero de ¿donde?.. La luna se alza enorme en el cielo, tan grande que incluso ilumina parte del escaparate. Arkain enseguida nota una chispa de fuerza mágica en el local procedente del cuadro. Se centran en el extraño lienzo. Ha desaparecido su dibujo habitual para disponer un extraño negro viscoso que parece profundo. Lo mejor será inspeccionarlo detenidamente. Preparan un ritual de escudriñamiento introduciendo el ojo mágico en el interior. Al otro lado descubren unos extraños primates enormes en una especia de mazmorra. No se lo piensan dos veces cuando se lanzan al ataque.

En la primera sala los primates caen uno tras otro. No sin presentar complicaciones pues parte del grupo hace acopio de todo su poder para mantenerse en pie. Muestran una fuerte inteligencia y sin duda son un enemigo poderoso pero nada para nuestro grupo de héroes. Continúan avanzando escaleras arriba hacia la siguiente sala pero hoy les hacia falta la ayuda de su compañero Rasfly pues cometen un error tras otro cayendo en cada una de las trampas que sus enemigos habían dispuesto. En la próxima habitación se revela parte del enigma pues un enemigo humano hace acto de presencia.

La joven picara viste una extraña capa negra, recordando que ya les han hablado con anterioridad del enemigo interno, el Gremio de Ladrones. Los primates controlados por ella hacen actos de sus meros deseos. El combate se desarrolla largo pues el enemigo cuenta con muchos efectivos en sus filas. Los esbirros caen uno tras otro mientras el bárbaro centra todo su poder en la mujer. Descubren que la habitación es una trampa pues algunos azulejos revelan pequeños fosos-trampa que no dudan en usar en contra de sus enemigos. Cae cada uno de los primates no sin causar daños al grupo. La victoria esta cerca. Con la caída de la joven picara todo termina. Ante ellos un enorme tesoro sin duda no solo han estado ocupados en la tienda de Dale pues el montón es bien gran y lleno de todo tipo de obras de arte…

Una respuesta to “El Zoco. Parte 2.”

  1. MacArkain Says:

    ese picarooo!!
    que no se te ve el pelo, granuja!
    ni se ven las barbas del mago, que se ha acostumbrado a afeitarse todos los dias para ir al curro!!!
    vaya par! asi punjar lo lleva claro!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: