En la ciudad perdida. Parte 1

El grupo sigue adentrandose en la mítica Asrayà. Todo parece distinto a lo que están acostumbrados. La gloriosa urbe se muestra bañada en una decadencia absoluta. Nada esta en pie tan solo el enorme templo, núcleo central del entramado de callejuelas al que no pueden evitar observar sin sentir el encogimiento de sus corazones.

Si con anterioridad se habían topado con un pequeño grupo de djinn ahora serían testigos del terror alienigena.

Penetraron en la pequeña tienda desvencijada y ninguno de ellos se imaginaba lo que aguardaba en su interior. Todo estaba tranquilo. El silencio se rompía tan solo por el ruido de sus movimientos. Encontraron un acceso a la trastienda pero una pequeña esfera negra se encontraba suspendida en el aire impidiendo el paso. Algunos lograron pasar mediante sus poderes mágicos pero otros decidieron atravesarla sin más recibiendo un poderoso escarmiento. La esfera estallo. Clérigo y Explorador corrieron con las consecuencias. La próxima vez idearían un plan más elaborado.

Una especie de dormitorio en ruinas fue lo que se encontraron. Una entreplanta con tres cofres y un enorme agujero de carácter no ornamental en el suelo. Los ojos del pequeño halfling se iluminaron corriendo despavorido hacía el futuro botín. Precavido como pocos de su especie comenzó a comprobar uno a uno por las posibles trampas pues ya en otras ocasiones había recibido un escarmiento. Los dos primeros le resultaron sencillos pero el tercero aguardaba una trampa señuelo y pico como pocos. Creyendo haber desactivado el mecanismo fue lanzado unos diez metros en el aire chocando contra la pared más cercana. El resto de sus compañeros se quedaron asombrados pero haciendo gala del compañerismo habitual, uno de ellos corrió hacía el cofre abierto recibiendo un extraño amuleto con el que podría controlar a la esfera aunque ya todos habían pasado al otro lado.

Se adentraron en la caverna descendiendo en la oscuridad. Moviendose silenciosos encontraron una camara con tres salidas y una decena de nichos en las paredes. Había unos seres dormitando en el suelo sobre improvisados camastros. No dudaron en acabar con ellos pero cuando parecía que la situación estaba controlada oyeron el paso apresurado de una veintena de seres que como alma que lleva el diablo corrían hacía ellos desde los nichos.

El clérigo no lo dudo se adentro en uno de ellos para servir de escudo a sus compañeros mientras que el barbaro intentaba con su fuerza sobrehumana taponar rapidamente alguno de los agujeros. Enseguida se vieron rodeados pero el ingenio del chaman les salvaría pues levantando un muro elemental les aislo de gran parte de los enemigos. El joven pícaro no dudo cuando vio que la situación se descontrolaba y guiado por su espiritu de supervivencia se adentro en uno de los tuneles el solo para encontrar una salida o quizás algún tesoro oculto.

Recorrrio tuneles el solo a oscuras siempre sigiloso y listo para el combate encontrando una especie de laguna. Sus compañeros abatían a los enemigos uno a uno pero por cada uno que liquidaban dos más se unían al combate tenía que terminar y pronto. Se sumergio en la oscuras aguas. Tras recorrer un tunel sumergido salio en otra sala llena de unas extrañas setas de tamaño descomunal. Con los enemigos caidos el grueso del grupo se adentro por otro tunel dejando al halfling de lado tras su estampida. Ninguno de ellos penso lo que se avecinaba a continuación pues el extraño ser de más alla de las estrellas se encontraba en la siguiente sala. Las setas se movían al unísono desplazadas por un viento inexistente mientras suspiraban. Un cadaver en una esquina era el único bien presente. Tras una investigación inicial parece que había muerto de inanición pero ¿ Por que no fue a la salida ?. Lo comprobo de inmediato sintiendose profundamente atraido por los maravillosos hongos. No se quería marchar para cuando recupero la cordura comenzo a destruirlas todas una a una, ellas contraatacaron negandose a revelarle una salida e intentando engañarle con salidas que se dirigían a un abismo de muerte. Al final encontro un tunel paralelo por el que escapar de aquella pesadilla. Sus amigos no lo estaban pasando bien el combate resulto traumatico. El Chaman caido en combate y el barbaro del grupo perdido en los abismos de otra dimensión.

¿ Cual sería el resultado final ?

¿ Adonde le llevarán a Rasfly sus pequeñas aventuras ?

Etiquetas: , , , , , , , ,

4 comentarios to “En la ciudad perdida. Parte 1”

  1. karlitosbrujo Says:

    Lo cierto es que erik el sacerdote de guerra semielfo si se preocupo del estado de Rasfly el picaro halfling despues de caer en la trampa… y el dijo que se encontraba bien. lo de encontrar el amuleto fue puro azar, y el halfling no lo reclamo (y es cierto, rasfly no le dijo nada a erik. solo apreto los dientes, y erik dedujo que era un dolor de muelas). pero seguro que en su corrupta inocencia trama hacer alguna que dejara a erik en ridiculo. no le basta con que le diera la maravillosa capa que ya no me servia, no. como son estos halfling cuando superan el nivel 25…

    hay una cosa que he sacado en claro, los orbes barbotantes son poco sociables. y ojala, rezo a kord, el barbaro salga del estasis espacial pronto, porque, salvo por el definitivo, imprescindible y vital apoyo de greenbush el explorador elfo (y sus insignias bordadas de poder) a erik le van a poner el culo fino por cada asalto que siga invitando al te celestial a ese bicho asqueroso y sus amigotes.

    pues seria una desgracia que kubaba, el bizarro shardmind invocador maligno (no es culpa suya, el insider corrompe a cualquiera), quedase rematadamente muerto. la presencia de gauthak, el goliath barbaro, campeon indiscutible en mandar almas a los reinos de su señora la reina cuervo, es argumento mas que de sobra para pensarselo dos veces. y tres. no lleva muy bien eso de cabrear a su diosa dejando levantar muertos, y menos aun al hacha que esta le concedio.

    la partida se quedo en un punto realmente puñetero: gauthak es cada aslato victima de los vuelos baratos por el espacio, rasfly ha comenzado una maravillosa aventura paralela que le llevara al mundo de las hadas, kubaba pende de un caprichoso hilo, llamemoslo integridad fisica del clerigo, mientra que greenbush ve como los escudos humanos que le salvaguardan caen uno tras otro. y el valinte kamikaze de erik tiene que invertir cada asalto en durar un asalto mas.

    nunca aprendimos la leccion, pero nunca es tarde: mariquita el ultimo!!

  2. karlitosbrujo Says:

    aunque tal vez con el ritual “cascara de platano” consigamos que el orbe barbotante resvale y… nah, este bicho flota

  3. karlitosbrujo Says:

    … a no ser que las leyendas sobre al mago tropical sean ciertas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: